De Lalín al cielo… en dron

La firma gallega Aerocamaras se convierte en la mayor escuela de pilotos de naves no tripuladas del país

La historia de Aerocamaras suena a sueño americano. Como tantas empresas de tecnología del otro lado del Atlántico, «nació en un garaje», relata su gerente, Jaime Pereira. «Empezamos dos personas como productora audiovisual», rememora. Y recuerda que varios clientes solicitaron para las producciones la utilización de helicópteros. Fue la semilla para que acabaran «montando un dron para los que no podían pagarlo. Y a partir de ahí todo fue creciendo hasta llegar al día de hoy», señala.

Y la actualidad es una firma que emplea en su sede central de Lalín a 22 trabajadores, y que cerró el año 2018 triplicando su facturación anterior, hasta alcanzar cerca de dos millones de euros. La empresa cuenta además con pilotos profesionales e instructores en toda España, aproximándose así al centenar de empleados. Y hay más. Porque tal y como señala, actualmente es «la escuela de pilotos de drones líder en nuestro país, habiendo formado ya a más de 6.000 alumnos y estando presente en más de 20 ubicaciones, incluidos ambos archipiélagos». Entre los cursos que imparten, destacan el de oficial de piloto en situaciones de emergencia y seguridad, formación pionera que cuenta con el respaldo de la homologación de la Agasp. Aerocamaras también tiene estudios específicos en materia audiovisual, de inspecciones técnicas con drones, agricultura de precisión y topografía y cartografía con drones.

La apuesta por el I+D es una cuestión muy presente. Han desarrollado el Aero-Híbrido, al que definen como «multirrotor con mayor autonomía del mundo, pudiendo alcanzar las 7 horas de vuelo». Combina para ello electricidad y gasolina, y puede transportar una carga máxima de cinco kilos. Cuenta con un rango operativo de 100 kilómetros e incorpora una tecnología que le permite efectuar trabajos de gran precisión en distintos sectores. Se trata de un sistema láser que posibilita medir la distancia entre el punto de emisión hasta un objeto o superficie: el resultado es que se puede obtener un mapa en 3D de alta resolución para conocer el terreno en cuestión.

Ámbitos de actuación

Aerocamaras utiliza drones con tres sensores para inspecciones de redes eléctricas, que permiten realizar dichas labores en tiempo récord. A nivel urbanístico, han realizado trabajos en inmuebles en estado de abandono para elaborar estudios precisos para su rehabilitación, llevando a cabo inspecciones en Torre Europa, en el madrileño paseo de la Castellana. La compañía gallega cuenta también con certificación del Ministerio de Agricultura como empresa habilitada para la aplicación de productos fitosanitarios. Son trabajos que realizan, además de en España, en otros 15 países, con tareas como la inspección de redes eléctricas en Kuwait o proyectos en México, Chile, Perú y Marruecos, entre otros. La cartera de clientes es amplia, con las firmas eléctricas punteras entre ellas.

En el apartado audiovisual, Aerocamaras ha colaborado con Atresmedia, RTVE, Mediaset o Ficción Producciones, con participación en series y programas como El Príncipe, Vivir sin permiso, Ciudadades patrimonio de la humanidad, El final del camino, Volando voy o Al rincón de pensar. También estuvo en el rodaje de anuncios publicitarios con protagonistas como el actor Álex González para el grupo hotelero Hotusa, o un vídeo promocional de turismo de Tarifa.

Y no han tocado techo. Su gerente se muestra optimista en este final de trimestre: «Este año confiamos en seguir creciendo y expandiéndonos», con acuerdos en marcha que espera fructifiquen en una mayor facturación y número de empleados. No en vano, Aerocamaras es una compañía de despegue fulgurante: el sueño americano, pero en la tierra donde el cocido mantiene a raya el aterrizaje de la hamburguesa

 

Fuente: www.lavozdegalicia.es